Tolerancia

    ¿Por qué cuesta tanto no querer llevar la razón siempre?

    ¿Por qué querer llevar la razón cuando ello puede llevar al desastre?

    ¿Por qué no razonar antes los argumentos de una razón concreta?

 

      Normalmente, lo que antecede a toda acción es un pensamiento, se dice normalmente, aunque a veces se reacciona desde un impulso descontrolado sin previo pensamiento, sin razonar nada. No obstante, si damos validez a la premisa inicial, podemos darnos cuenta, razonando:

  • que es sólo la necesidad de ganar a toda costa,
  • que exclusivamente la necesidad de tener la razón a cualquier precio,
  • que es tener la idea absurda de concebirse superior a otra persona,
  • que uno es más que los demás en base a lo que tiene, o todo lo contrario, que los demás son inferiores en cualquier aspecto a uno…

       Si no damos validez a estas cuestiones, no hay sentido, ni razón alguna para meternos en un conflicto, en una pequeña batalla o guerra en la que podemos salir más que perjudicad@s.

       De lo que podemos tener razón es de que una vez que se examina el pensamiento que nos lleva al posible conflicto, se puede ceder y solventar la “crisis” que se haya planteado. O si no, pregúntate si eres el problema o parte de la solución.

 

 

 

Psico2 en redes sociales

psicologos PSICO.DOS